• Cocinas

Si estás pensando en ponerte una isla en tu cocina, te damos algunas razones e ideas para hacerlo. Una isla, aunque ocupa espacio, es un lugar fantástico para preparar los alimentos o para utilizarla como office. ¡No te vas a arrepentir! 



¿Por qué ponerte una isla en la cocina?

En cocinas amplias


Ganarás superficie de trabajo donde preparar con comodidad los alimentos. Para ello, es muy útil incluir una pequeña bacha donde lavar las verduras, y una madera donde cortarlas sin dañar la mesada. Si tu isla es suficientemente grande, puedes incluso instalar la zona de cocción y algún electrodoméstico. 
 
Adosa a la isla la zona de office: evitarás desplazamientos en las comidas diarias. Otra opción es situar el office cerca de la isla, y armonizar la transición colocando una zona volada para desayunos en la isla que dé paso al office. 

En cocinas pequeñas


En poco espacio podemos disfrutar de una isla que amplíe la superficie de trabajo y que cumpla las funciones de un office cuando no es posible crear un comedor independiente.
 
Para que la isla resulte cómoda, hay que dejar a su alrededor unos 90 cm libres que permitan abrir fácilmente los cajones y que creen zonas de paso lo suficientemente amplias.

La manera más sencilla de ganar una barra para desayunos o comidas rápidas es dejar la encimera volada en un extremo y complementarla con dos banquetas.

Una manera de sacar el máximo partido a la isla es diseñarla con cajones, estantes  o armarios que permitan multiplicar la capacidad de almacenaje. 

Para aligerar su peso visual, puedes revestirla de blanco, en madera o Silestone, por ejemplo.