• Cocinas

Ideal para cocinas pequeñas



Este tipo de distribución, como su nombre indica, implica ubicar la cocina en dos áreas en forma de L, es decir, formando un ángulo de 90º a lo largo de dos muros perpendiculares entre sí.

Al igual que las cocinas en línea o las cocinas en dos frentes, este tipo de distribución es ideal para cocinas pequeñas, normalmente de forma rectangular o cuadrada. Cuando es cuadrada, suele aprovecharse el hueco que deja la L para colocar un office con una mesa redonda para 4 comensales.

Este tipo de cocina es tanto válida para cocinas cerradas como abiertas al salón, siendo muy habitual en estas últimas, pues permite aprovechar muy bien el espacio y conseguir a la vez una cocina más amplia y práctica que una cocina en en línea.

Como tip decorativo, estas cocinas quedan muy bien a dos colores, situando en la zona inferior un color más oscuro o vivo y en la zona superior un tono blanco o claro. En cualquier caso, como podrás comprobar en estas imágenes que hemos seleccionado, la distribución de cocinas en L puede resultar de lo más estética.